15 oct. 2015

Mi paso por el stand de Clinique: sesión de prueba y maquillaje

¡¡Hola estilos@s!!

Hoy os quería hablar de mi experiencia con Clinique. Hace poco me llamaron para una sesión de prueba de productos y maquillaje gratuita como regalo de cumpleaños. Y como tenía necesidad de comprar productos que ya se me habían gastado, pues acepté el regalo. Además, hace un año ya había pasado por allí buscando una crema de día en condiciones y el trato fue muy amable, así que me apetecía repetir.

Lo primero que os quería decir es que estas pruebas son totalmente gratuitas y están a disposición de los clientes. A veces es mejor pedir cita para evitar colas y demás, pero si aparecéis por allí os van a atender igual. Por lo menos así ha sido en mi caso.

Para empezar, nos van a preguntar qué tipo de piel tenemos y qué nos preocupa de nuestra piel en concreto. Así, realizan un diagnóstico para adecuar los productos a cada persona. Tienen un mostrador giratorio que es de ensueño. Si me dejaran probaría todo lo que contiene.

 
La sesión comienza con una limpieza de cara con un gel suave y un cepillo eléctrico. Yo tengo el cepillo eléctrico de Nexa, y de momento me va bien. La diferencia entre el mío y el de Clinique es que este último en vez de girar da como pequeñas pulsaciones. Es una sensación muy agradable, y si no fuera por el precio me lanzaría sin dudarlo. Pero me parece un pelín carillo.


Después de la limpieza y de aplicar el tónico, la profesional de Clinique nos ofrece una crema que solucione los problemas que le hemos mencionado, y que vaya acorde con nuestro tipo de piel. En este caso, la sesión incluía también maquillaje. Creo que era la parte que más me interesaba esta vez, porque para mí es una odisea encontrar un maquillaje que no me reseque la piel. El que me aplicó la chica era justo el tono de mi piel, así que genial porque me gustan las bases naturales que unifiquen mi color sin exagerar. Y me llevé una grata sorpresa: ¡mi piel no se resecaba! ¡Ya tengo base de maquillaje para mi próxima compra!



Y nada, para acabar os enseño mis adquisiciones. Compré el tónico porque el mío ya se había terminado, y el contorno de ojos, por lo mismo. Hubo un producto que me convenció porque me dejó la piel lisita y fresquita. Es un gel hidratante que se echa después del tónico y antes que la crema. Me quedé con ganas de llevarme más cosas, pero todavía no ha llegado el momento de reponer las que tengo. A medida que se me vayan gastando mis cremas creo que sustituiré con los productos que probé en esta sesión.

La verdad es que siempre que compro en Clinique me tratan muy bien. La primera vez me regalaron un neceser con una máscara de pestañas, colorete y un lápiz de labios. Esta vez tenía unos vales de regalo que me habían llegado a casa para cajear por un pintalabios y una máscara de pestañas. Además, la chica que me atendió me dio un neceser para que me pudiera llevar todo. Lo mejor fue la barra de labios de regalo: mate, fija y ROJA. Cuando me la dio pegué un gritito y todo :)






¿Qué os parece este tipo de sesiones de pruebas? A mí me parece una buena oportunidad para probar los productos de forma gratuita y con personas que te aconsejan. Sobre todo cuando hablamos de marcas como Clinique que, no nos engañemos, son más caras que las demás y por lo tanto menos asequibles. Sin embargo, es un gasto que estoy dispuesta a hacer, porque los productos duran un año o más, y al final sale a cuenta hacer un gasto grande una vez al año que varios pequeños.

Espero que os haya gustado este post, y que probéis a visitar los stands de las marcas más caras, en lugar de gastar a ciegas, que al final es un gasto que hacemos con miedo de no acertar. Y si os podéis llevar un regalito por la compra, pues mejor que mejor.

Saludos estilosos

J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por vuestros comentarios
¡Los disfruto como una enana!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...