21 ago. 2015

No tengo nada que ponerme


¡Hola de nuevo!
¿Alguna vez os habéis puesto delante de vuestro armario y después de toquetear todo un poco habéis pensado "No tenga nada que ponerme"? El síndrome de "no tengo ropa" es muy contagioso, y todos lo hemos padecido alguna vez que otra. Lo primero que tenéis que tener claro es ante qué situación os encontráis.

Si vuestro problema es que ese día estáis faltos de inspiración o tenéis un estado de ánimo bajo, no desesperéis. Hay una serie de cosas que podemos hacer para no tener ningún quebradero de cabeza. Y lo iremos viendo más extendido en futuros posts. Sobre todo, en este caso, NO os engañéis, NO necesitáis ropa. Vuestro armario está lleno, el problema está en vosotros, y también la solución. Ni se os ocurra salir de compras, porque al final acabaréis llenando vuestro armario de más ropa que no necesitáis. Y si salís de compras un día en el que no os sintáis cómodos con nada, va a ser frustrante. Así que ni os acerquéis a una tienda.

Por otro lado, puede que sea verdad, y que de hecho no tengáis ropa decente en absoluto. Entonces, estáis ante un armario lleno de ropa, pero inútil. Lo siento, chicos y chicas, pero os toca hacer limpieza. Ya sabéis, a hacer montones. Dividid la ropa según su estado: para guardar, reciclar/tirar en un punto limpio, donar, o vender. Para esta última, tiene que tratarse de ropa en muy buen estado, y mejor que sea de marca. Puede ser una buena solución para esas compras que al final han resultado ser un error. Si todavía no le habéis quitado la etiqueta a las prendas, pues ¡genial! ¡Os lo quitarán de las manos! Además, así os sentiréis menos mal si os deshacéis de vuestra ropa. Podéis recuperar algo de dinero, e invertirlo en vuestras próximas compras.


Si dudáis sobre qué hacer con alguna prenda, aplicad la norma de "si no lo usas, fuera del armario". Os recomiendo que no os agarréis a la idea de "siempre puede volver a ponerse de moda". A no ser que sea una prenda de gran calidad o vintage/retro, pensad que si vuelve siempre será con un corte diferente, y más moderno. Por supuesto, hay ropa que es imperecedera, y que aunque no os hayáis puesto en mucho tiempo, sabéis que volveréis a utilizar. Ante todo, no tengáis miedo de quedaros sin ropa, porque un armario lleno de cosas que no os ponéis es mucho peor.

Por lo tanto, creo que lo primero que debemos hacer para evitar esos días en los que no sabemos cómo vestirnos es tener un armario ordenado. Lo ideal sería tener toda nuestra ropa a la vista, algo que muchas veces es imposible, a no ser que tengamos un ropero como el de Carrie Bradshaw. Tener claro qué tenemos es vital para poder crear nuestros outfits. Si no es como un pintor que no sabe con qué colores va a pintar, o si va a pintar con acuarelas o plastidecor.

Yo tengo mis bolsos y sombreros en un baúl. Siempre que tenía que buscar un bolso era una odisea, porque por muy ordenado que tuviera todo, me tocaba rebuscar entre los bolsos. Algunos de ellos, por su delicadeza, los tengo cubiertos para que no se estropeen. Imaginaos tener que desenvolver bolso a bolso para ver qué hay. Al final siempre acababa usando los mismos bolsos. Por eso he optado por hacerme un catálogo con fotografías de cada bolso y sombrero. Así puedo recordar fácilmente qué tengo. Y más de lo mismo con los zapatos. He visto que algunas youtubers ponen fotografías en cada caja para saber qué zapatos hay dentro. Me parece una idea genial. ¿Qué más se os ocurre para tener la ropa a la vista?

Que nuestros bolsos, zapatos y complementos estén a mano y fácilmente accesibles es fundamental.  Partiendo del básico más básico como son unos vaqueros y una camiseta lisa, podemos vestirnos en un periquete añadiendo complementos en función de cuál sea nuestro plan. Ante todo, tiene que primar la comodidad, y todos tenemos ese vaquero que siempre nos sienta bien estemos o no hinchados, tengamos la moral baja, o simplemente no nos veamos con nada.

Otra opción, es tener pensados unos tres o cuatro outfits, para poder acudir a ellos siempre que queramos. Si están basados en nuestros vaqueros mágicos que nos quedan bien siempre, pues mejor que mejor. Y si ya estáis en una crisis máxima de creatividad, no os desaniméis. Copiad sin piedad. Coged una revista, revisad a las bloggeras de moda, consultad las App de estilo... Seguro que algo de inspiración podréis sisar.

Y si aun así no sabéis qué poneros, no entréis en pánico. Todos podemos permitirnos un día de descanso fashionista. Poneos lo más cómodo y tirado que tengáis, que mañana será otro día. Sólo rezad para que la crisis no aparezca un día en que tengamos un evento programado. ¡Qué tonterías digo! Para una fecha señalada tengo decidido hasta el color de los calcetines.

Saludos fashion-adictos

J.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por vuestros comentarios
¡Los disfruto como una enana!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...