27 ago. 2015

¿Qué comprar? Consejos de una compradora compulsiva I

Hola fashion-adictos

Este último año mi armario ha sufrido un cambio radical. Os tengo que decir que durante el invierno pasado apenas me puse nada de ropa. Este verano, mientras ordenaba todo me di cuenta de que no había usado ni uno de los tropecientos botines que tengo. ¡Desastre total! Cuando nos acostumbramos a vestir siempre igual, podemos caer en una rutina aburrida que no nos conviene. A mí personalmente me genera mucha inseguridad no sentirme bien con mi aspecto cuando voy por la calle, en el trabajo o si he quedado para tomar un café.

Por eso, este año decidí renovar totalmente mi armario. Como ya os he hablado de la importancia de tener un armario ordenado, lo primero que hice fue sacar todo lo que no me sirviera. Y acabé sin ropa, obviamente. Pero, ¿qué es lo mejor de no tener ropa? Que hay que salir a comprarla. En este post podréis encontrar consejos básicos sobre cómo comprar con cabeza.


Lo primero que tenemos que tener claro es para qué nos queremos vestir. Es decir, qué rutinas y estilo de vida llevamos. ¿Salís mucho por la noche? ¿Vais a fiestas? ¿Tenéis un trabajo que os exige determinada etiqueta? ¿Os gusta pasear los días de lluvia? Ya sabéis, tenéis que conoceros a vosotros mismos antes de conocer vuestro estilo. ¿Para qué os vais a comprar una pamela de fiesta si nadie de vuestro entorno se casa? Si no os lo vais a poner es mejor que se quede en la tienda. A veces vamos con alguien que nos dice "te sienta fenomenal". Pero si no le vais a dar uso a esa prenda o accesorio es mejor no comprarlo por muy bien que nos quede.

Hace unos días me probé una chaqueta biker de piel. Era finita, y me quedaba genial. Pero pensé: ¿cuándo me voy a poner esto? En mi ciudad hace o frío o calor, y debajo de esa chaquetita no cabía un jersey. ¿Para la noche?, me dijo mi novio. Por la noche en verano hace calor... y en invierno congelación... En fin, que por muy bien que me quedara no veía la ocasión de ponérmela. FUERA.

Ya sabemos lo que queremos (esto es MUY importante). Así que toca salir a la caza. Empezaré hablando de tiendas físicas. En próximos posts hablaremos de las compras por Internet, que es un mundo aparte. Una de las grandes ventajas de las tiendas físicas es que podemos probarnos la ropa. Yo lo hago siempre, siempre. Aunque haya una cola enorme de gente esperando. Parecerá una obviedad, pero he salido de compras con mucha gente que no se probaba la ropa. Al final, te lo llevas a casa con la seguridad de que siempre puedes devolverlo. Pero me parece muy engorroso, no sé... Lo mejor es salir de compras los días que no vaya a haber grandes aglomeraciones de gente. U optar por centros comerciales, que siempre están más desahogados.


Respecto a las tallas, esto a veces es un poco frustrante para mí. Yo ya no sé cuál es mi talla, pero en fin, quería deciros que si no tienen vuestra talla de alguna prenda no os desesperéis. Siempre podéis buscar la página oficial de la tienda y hacer un pedido por Internet. A veces tengo la malísima mala suerte de que mi talla me queda pequeña, y la siguiente enorme. Puede pasar. Olvidaos de esa prenda. Dejadla en su sitio y a otra cosa. Por muy bonito que sea algo, si dudáis un poco dejadlo, es lo mejor.

Os recomiendo que cojáis prendas o accesorios que os inspiren miles de outfits. Es un rollo luego tener ropa que solo te puedes poner con determinado calzado o que tengas que buscar algo que le vaya. Si cada vez que os pongáis la prenda la tenéis que combinar con los mismos accesorios, parecerá un uniforme, y acabaréis cansándoos. A mí me ha pasado... Si tenéis muy claro con qué lo vais a combinar, perfecto. Pero si no se os ocurre nada de primeras, será mejor que busquéis bien antes de adquirir la prenda.

Yo solo compro ropa con la que me sienta cómoda. Lo mismo, por muy bien que nos quede algo, si no lo sentimos como nuestra segunda piel no sirve de nada. Nuestros outfits tienen que hacernos sentir especiales, que podemos hacer cualquier cosa. Si es algo que nos va a limitar, con lo que no nos podremos mover adecuadamente (ya sean unos tacones o un vestido muy ajustado o corto) o que simplemente no nos vemos con ello, FUERA. Porque para estar guapo/a NO hay que sufrir.

Hasta aquí una serie de consejos básicos que hay que tener en cuenta para comprar ropa. En el siguiente post os hablaré de cómo estar al día en moda sin volvernos locos. Sinceramente, yo me he vuelto bastante loca. Ahora mismo estoy en rehabilitación de compras locas. Pero eso ya es otra historia.

Sed felices con vuestras nuevas adquisiciones.

J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por vuestros comentarios
¡Los disfruto como una enana!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...